Meat Loaf, el superastro del rock amado por millones por su álbum “Bat Out of Hell” y por himnos tan teatrales y sombríos como “Paradise By the Dashboard Light”, “Two Out of Three Ain’t Bad” o “I’d Do Anything for Love (But I Won’t Do That)”, falleció. Tenía 74 años.

El cantante, cuyo verdadero nombre era Marvin Lee Aday, murió el jueves, según un comunicado de su familia proporcionado por su antiguo agente Michael Greene.

“Se nos rompe el corazón al anunciar que el incomparable Meat Loaf falleció esta noche”, dice el comunicado. “Sabemos lo mucho que significaba para muchos de ustedes y realmente apreciamos todo el amor y el apoyo al atravesar este momento de duelo por la pérdida de un artista tan inspirador y un hombre tan hermoso… Desde su corazón hasta sus almas… ¡Nunca dejen de rockear!”

Amigos y admiradores lamentaron su deceso en redes sociales. “Espero que el paraíso sea como lo recuerdas desde la luz del tablero, Meat Loaf”, escribió el actor Stephen Fry en Twitter. Andrew Lloyd Webber tuiteó: “Las bóvedas del cielo resonarán con rocas”. Y Adam Lambert llamó a Meat Loaf “una estrella de rock poderosa y de buen corazón por los siglos de los siglos. Fuiste tan amable. Tu música siempre será icónica”.

No se proporcionó la causa de muerte ni otros detalles, pero Aday sufrió numerosos problemas de salud a lo largo de los años.

Meat Loaf estaba aquejado de algunos problemas de salud, por ejemplo, en las cuerdas vocales. En 2015 había retomado los conciertos en público tras una pausa de dos años, poniendo fin a rumores sobre su retiro artístico.
En 2016, en Canadá, se sintió mal mientras actuaba. Ya había sufrido desmayos en escena en Londres, en 2003, y en Pittsburgh, en 2011.