Artista de la semana

DIO; LA VOZ DEL HEAVY METAL

Proximos chivos de bandas

Sábado 17/03/2018

ONDA RETRO

Acosta, Centro Social El Tágaro, 7 p.m.

COVER 3000 COLONES

*****

Sábado 24/03/2018

TEIPBAC Y EASY RIDER

San Jose, Cuartel de la Boca del Monte, 9 p.m.

COVER 3000 COLONES

*****

 

Escuchanos por

Roger Waters: "Mis compañeros de Pink Floyd nunca me entendieron"

Se cumplieron este 2017, 50 años de la grabación del debut del grupo Pink Floyd, pero Roger Waters mira al futuro con un nuevo disco, 'Is this the life we really want?'

 

Roger Waters ha necesitado 50 años250 millones de discos vendidos, la gira de más éxito llevada a cabo por un solista de la historia (The Wall Live, de 2010 a 2013), y la pelea más brutal desde que se inventó el rock and roll por el nombre de una banda (Pink Floyd) para grabar una canción en la primera toma, mientras tocaba el bajo con unos músicos de sesión a los que apenas conocía.

La canción se titula Is this the life we really want?(¿Es ésta la vida que queremos?), y da el nombre a su nuevo álbum. Es el primero de rock desde que en septiembre de 1992 publicó Amused to Death (Muertos de risa), un trabajo muy en el estilo de Waters, dedicado a la Guerra del Golfo, a la masacre de Tiananmen y a los medios de comunicación, y que tomaba prestado el título de un libro del sociólogo estadounidense Neil Postman. A Postman no le gustó el disco. Dijo que prefería a Chopin. Is this the life we really want?, que sale a la venta el 2 de junio, es parecido. Pero no igual. Las letras son más ambiguas ("como las que escribí en Pink Floyd hasta Animals"), el sonido, más moderno. Y no hay solos de guitarra.

"No basta con que nosotros ganemos/ necesitamos a alguien que fracase" son dos versos de Is this the life we really want? Es una frase de Gore Vidal. "Tiene algo tan desagradable que hace que la adore. Y es tan propia de Donald Trump", comenta Waters sentado junto a una mesa de mezclas en un estudio de Manhattan, con su sonrisa a medio camino entre niño travieso, niño maltratado, y psicópata, a medio camino entre alguien que sólo quiere que le quieran, traicionar a los que le quieren, y luego fusilar a la audiencia de sus conciertos. Son tres de los personajes con los que ha jugado en su carrera, dentro y fuera de Pink Floyd.

El 21 de mayo pasado se cumplieron 50 años desde que Roger Waters, Syd Barrett, Nick Mason y Richard Wright terminaron de grabar en los estudios Abbey Road el primer elepé de Pink Floyd: The piper at the gates of dawn, o sea El flautista a las puertas del cielo, un título tomado de un texto del escritor de cuentos infantiles Kenneth Grahame. Recientemente, Roger Waters, sin Pink Floyd y con una banda casi totalmente renovada realizaba en las afueras de Nueva York el ensayo general de su nueva gira Us + Them (Nosotros + ellos).

En ella, reconstruye en el escenario la térmica de Battersea, que aparece en la portada del disco de Pink Floyd Animals, y en la que, comenta, va a repetir el número visual que ya hizo con la canción Pigs. Three Different Ones (Cerdos. Tres diferentes), el otoño pasado, en México y California: "Trump desnudo, con lencería, y con un pene diminuto...".  En la Primavera del 2018, Us + Them llegará a Europa y a España.

 

Así que, entre Grahame y Vidal, está claro del lado de quién está Roger Waters: del que tenga más mala leche. "Soy una persona con suerte. Si quiero hacer un álbum, puedo. Aparentemente, no voy a recuperar el dinero que he gastado en el disco, porque todo se va con estos gilipollas que cuelgan contenidos en YouTube o en Spotify o donde sea", comenta, vestido de negro, como siempre, desde su metro y noventa y dos centímetros.

 

Roger Waters, bajista fundador de Pink Floyd regresa a los escenarios con un nuevo album y una nueva banda

 

Full Reviw on best bokmaker - Ladbrokes Ladbrokes full information

Flag Counter

Mundo Rock Costa Rica
Desarrollado por © Raccoon Hosting

Downlaod Premium Themes